Ahorrar en la factura de electricidad



Cada año la factura de electricidad en España va aumentando, los últimos 6 años lo ha hecho un 70%, haciendo que los costes energéticos tanto para un consumidor doméstico, como para pequeñas y medianas empresas como para la industria, se hayan convertido en uno de los costes más importantes del gasto total.


Y las previsiones de futuro no hacen pensar que vaya a producirse un cambio de tendencia, todo lo contrario (aumento progresivo del déficit de tarifa, marco regulatorio inestable, gran dependencia energética del exterior, etc.). Por este motivo cada vez más se hace imprescindible saber qué se puede hacer para ahorrar en la factura eléctrica y minimizar el gasto energético. En definitiva optimizar la factura energética.


Para conseguir ahorrar en la factura de electricidad hay que empezar por realizar 3 acciones básicas:

     1. Optimizar la potencia contratada. Es decir contratar la potencia (kW) que se usa, ni más ni menos. Tanto a nivel doméstico, como en pequeña y mediana empresa o industria, es habitual que los suministros de electricidad tengan contratada una potencia superior a la que realmente se necesita. Hecho que repercute directamente en el coste fijo de la factura: EL TÉRMINO DE POTENCIA. Por lo tanto se paga más de lo que se consume.

En un suministro doméstico (habitualmente tarifas 2.0 y 2.1) se podrá determinar esta potencia midiendo con un amperímetro en el interruptor general del suministro. O bien, si no se dispone de un amperímetro, se podrá determinar la potencia necesaria sumando la potencia eléctrica de los equipos que hay en la casa y teniendo en cuenta la simultaneidad de su funcionamiento.

Para locales, empresa o industria (habitualmente tarifas 3.0 y 6.1) se podrá calcular a partir de los registros históricos de las potencias máximas del contador de compañía (maxímetro). Estos registros se podrán utilizar para calcular la potencia óptima a contratar. También podrá hacerse a partir de mediciones realizadas en el suministro general de electricidad mediante un equipo de medición: un analizador de redes. Para estos casos será recomendable que sea asesorado por una empresa profesional del sector. O también puede ser analizado en una auditoria energética realizada en el establecimiento.



     2. Contratar el mejor precio de mercado. En el año 1997 en España se liberalizó el mercado eléctrico, por lo que a partir de ese momento el consumidor podía y puede escoger su empresa suministradora (la comercializadora) de electricidad.

Así, para el consumidor doméstico la tarea consistirá en buscar la mejor oferta de entre todas las múltiples posibilidades que hay en el mercado actual. Por internet podrá encontrar toda la información que necesite. Incluso a través del web de La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia podrá encontrar la compañía que ofrece mejor precio.

http://comparadorofertasenergia.cnmc.es/comparador/index.cfm?js=1&e=N

Para empresa e industria también existe la posibilidad de poder buscar y escoger el mejor precio, que dependiendo del tipo de suministro las opciones pasan por: buscar ofertes por internet, realizar una licitación energética, contratar precio de mercado indexado, realizar una subasta, entre otras. En cualquier caso, lo más recomendable será disponer del asesoramiento de un buen profesional con gran conocimiento y experiencia en el sector.



     3. Reducir el consumo de energía. Se deberá determinar acciones que puedan reducir el consumo de energía, y obviamente reducir el coste final de la factura eléctrica. Lo que habitualmente se conoce por ahorro y eficiencia energética.

Es decir, por un lado será necesario conocer pautas o hábitos de consumo para determinar la posibilidad de cambiarlos y así reducir el consumo de la energía o bien, consumir la energía en los horarios que el precio de la energía sea menos caro. Y por otro lado habrá que encontrar las posibilidades de implantar tecnologías más eficientes que consuman menos energía para hacer lo mismo.

Evidentemente de nuevo será muy recomendable disponer de los servicios y asesoramiento de un buen profesional. Quien podrá medir y cuantificar las diferentes posibilidades de ahorro mediente un análisis energético o auditoria energética según sea necesario.


Siguiendo estos 3 pasos básicos se habrá sentado correctamente la base para conseguir ahorrar en la factura de electricidad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu comentario. Gracias por participar.