Ahorrar en la factura del gas



Ante el continuo aumento de los costes energéticos en España, ¿qué podemos hacer para minimizar el impacto en nuestra factura?

Al igual que la factura de electricidad, el precio del gas también ha experimentado un incremento progresivo los últimos años (un 9% los últimos 3 años). Aunque en menor medida en relación al precio de la electricidad.


Así, en el año 2013, España ocupa la 4ª posición en el precio doméstico más caro de la UE. Un 14,9% por encima de la media. Y a nivel industrial el precio del gas es un 0,9% por encima de la media de la UE. Tal y como muestra el estudio de la Asociación de los Consumidores Españoles (ANAE).



Tanto a nivel doméstico como a nivel industrial, la mejor manera de minimizar factura del gas requiere de 2 acciones claras:


     1. Conseguir el mejor precio de la energía.



     2. Reducir y optimizar la demanda de energía a consumir.


A nivel doméstico, para conseguir el mejor precio la opción más beneficiosa es buscar y analizar las diferentes ofertas y precios existentes en el mercado. Probablemente los mejores precios se encontrarán en ofertas conjuntos de venta de electricidad y gas. Será muy útil también consultar comparadores on-line. Como por ejemplo el comparador de ofertas de energía de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

http://comparadorofertasenergia.cnmc.es/comparador/index.cfm?js=1&e=N

A nivel industrial, para obtener el mejor precio primero dependerá de la tarifa contratada, que será en función el consumo anual del suministro. Y a continuación analizar si la Qd contratada (caudal máximo diario contratado) es la óptima. En una industria es habitual, al igual que la potencia contratada en electricidad, que la Qd contratada del gas pueda optimizarse para reducir el coste fijo de la factura. Requiere de un análisis del suministro para el que se recomienda el asesoramiento de un profesional con experiencia.

Y en segundo lugar, para reducir y optimizar el consumo de gas, la solución pasa por:

     - Mejorar los hábitos de consumo.

     - Gestionar mejor las instalaciones consumidoras de gas.

     - Realizar un buen mantenimiento de las instalaciones.

    - Optar por tecnologías y solucinoes eficientes que consuman la menor energís posible.

    -Optar por tecnologías y soluciones eficientes que consuman la menor energía posible

Algunos consejos a nivel doméstico:

     - En la caldera: realizar un buen mantenimiento y limpieza de los quemadores, consiguiendo que la combustión sea la mejor posible. Obteniendo así el mejor rendimiento de la combustión. Es también aconsejable realizar análisis de la combustión por un profesional, al menos una vez al año.
 
     - En la cocina: usando ollas a presión se consigue alcanzar más rápidamente la temperatura deseada por lo que se consumirá mucha menos energía y por tanto menos gas. En su defecto, tapar las ollas. También recomendable apagar el fuego unos minutos antes de terminar la cocción para aprovechar el calor residual.

     - La llama tiene que ser azul. Esto indica que la combustión es correcta. Si la llama es amarilla, deberá limpiarse y revisar la instalación porque la combustión no está siendo eficiente.
 
     - En la calefacción mantener una temperatura adecuada. Entre 20 y 21 ºC en invierno será la temperatura óptima de confort. Pudiendo apagar la calefacción por la noche y cuando la vivienda está vacía. La diferencia de 1 ºC de más o menos significa una diferencia de un 7% en el consumo de energía.
 
     - Purgar el aire de los radiadores.

     - Analizar la necesidad de mejorar el aislamiento de la vivienda así como disponer de ventanas y puertas que eviten las pérdidas de calor. La mejor opción son los cerramientos con rotura de puente térmico.
 
     - A la hora de cambiar o instalar una caldera, deberá optarse por calderas de condensación. Son las más eficientes. Que además está regulado por el Reglamento de Instalaciones Térmica en Edificios (RITE).
 
     - En consumo necesario para darse una ducha siempre será inferior que darse un baño.

A nivel industrial se requerirá indudablemente de un profesional cualificado que pueda realizar una auditoria energética o análisis energético de una instalación determinada. Ya que en una instalación industrial existen muchas variables y posibles combinaciones: instalaciones de agua caliente o de vapor, ya sea mediante calderas de combustión o de biomasa, hornos para tratamientos térmicos, y un largo etc. Donde se requerirá la medición con equipos y analizadores de energía adecuados. Y detectar las posibilidades de mejorar mediante tecnologías más eficientes.

Una vez se haya conseguido minimizar el coste de la energía y optimizar la demanda de energía, será necesario obtener y analizar los registros históricos para mantener el nivel de eficiencia energética conseguido. Así como para poder comparar los resultados de las acciones realizadas.
 





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu comentario. Gracias por participar.