Sistema de Gestión Energética y Monitorización



Sistema de Gestión Energética y Monitorización de los consumos de energía (SCADA)


El Acrónimo SCADA significa Supervisory Control And Data Acquisition (Supervisión, Control y Adquisición de Datos). Es decir una herramienta que obtiene registros de datos del sistema al que analiza. Ya sea edificio o industria.


Trasladado a la gestión energética, un Sistema de Gestión Energética SCADA será la herramienta que registra datos de consumo energético para la gestión de las actividades analizadas. La herramienta permitirá gestionar el consumo de energía de una actividad o tecnología para ahorrar energía, mejorar en control y productividad, y validar acciones de eficiencia energética.


Cabe destacar que el Sistema de Gestión Energética es UNA HERRAMIENTA para conseguir ahorrar energía. Es decir que por sí solo no proporciona ahorro de energía. La herramienta permitirá validar las acciones de ahorro y eficiencia energética realizadas para que se lleven a cabo con conocimiento y eficacia empírica.

No obstante el sistema también permite la posibilidad de actuar automáticamente en las instalaciones. Un ejemplo podría ser la posibilidad de actuar conectando y desconectando líneas de consumo según horario.


La implantación de un Sistema de Gestión Energética básicamente aportará información de:

  • Indicadores y ratios energéticos.
  • Imputaciones de coste energético por productos, líneas de producción, áreas de trabajo, etc.
  • Gestión de la demanda y los consumos de energía.
  • Validar acciones de ahorro energético realizadas.
  • Validar la instalación de tecnologías con mejor eficiencia energética.




En definitiva será la herramienta para entender lo que sucede dentro de una instalación analizada. Para saber cuánta, dónde y cuándo se consume la energía. Si se ha consumido la energía que se debía, etc. Por lo que un sistema SCADA será más necesario cuanto mayor sea la instalación y/o el consumo de energía que se quiera gestionar. Y tendrá mayor relevancia para la competitividad de la empresa. Medir.


Además la implantación de un Sistema de Gestión Energética repercute directamente en otros aspectos importantes de la empresa, como:

  • La implicación de toda la empresa en el ahorro y la eficiencia energética.
  • Simulación del gasto energético y por lo tanto capacidad de planificar el gasto energético. La contabilidad energética.
  • Identificar y corregir incidencias.
  • Posibilidad de gestionar la producción en función de los costes energéticos.
  • Mejor gestión del mantenimiento preventivo de la instalación.
  • Identificar consumos de energía en vacío, que no generan producción útil.
  • Concienciación energética.



Y como punto a destacar también, disponer de información para poder llevar a cabo Benchmarking. La acción de comprar consumos de energía en distintos puntos de suministro, con otras empresas u organizaciones que realizan la misma actividad…




Tras 15 años ya de existencia de BioQuat®, la experiencia acumulada en el desarrollo de sistemas de gestión energética, tanto en edificios como en industria, muestra que la implantación y programación de un Sistema de Gestión Energética para la monitorización y gestión de la energía repercute en ahorros del 5% al 20% del consumo energético. Incluso mayor en algunos casos.


La herramienta también será beneficiosa para una mejor implantación de la Norma ISO 50.001 que asegura y verifica la mejora en la gestión y el consumo de la energía. Una norma con la finalidad de reducir costes energéticos y mejorar la rentabilidad asociada al ahorro y la eficiencia energética.


Y aún más tras la trasposición de la Directiva 2012/27/UE de Eficiencia Energética que obligará a las grandes empresas a hacer auditorías energéticas cada 4 años, pero que eximirá hacerlas a aquellas empresas que tengan implantada la norma.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Puedes dejar tu comentario. Gracias por participar.